Rebajas sí, pero sin perder la cabeza

Aun a riesgo de sufrir la inevitable fiebre consumista de cada 7 de enero, con el primer día de rebajas llega el momento de hacer examen de conciencia (o cuenta corriente) y mentalizarse para hacer compras inteligentes que no hagan temblar los cimientos de nuestra inestable economía. Y es que, en los tiempos que corren, los expertos interesados aseguran que se percibe mucho miedo y precaución en los nuevos hábitos de compra de los consumidores en rebajas. Las circunstancias económicas no acompañan y los recientes acontecimientos no incitan al optimismo y al consumo desmedido de otras campañas.

No obstante, a pesar de las piedras en el camino, preferimos ver el vaso medio lleno y hacer una lectura positiva de esta poco propicia situación económica: nadie va a ‘hacer su agosto’ con el gasto desorbitado de antiguos compradores compulsivos, pero por fin podemos presumir de tener una sociedad un poco más concienciada con el consumo inteligente. Y no es que no vayamos a comprar en rebajas, sino que vamos a gastar todo lo que no se ha gastado antes en plena campaña. Sí, ya sé que el objetivo es estimular la economía del país para salir de la ‘recesión’, pero no vamos a hacerlo a costa de nuestros bolsillos, ¿verdad?

El caso es que, teniendo en cuenta nuestra compleja situación económica actual, y aunque muchas firmas se anticiparon a las obligadas rebajas de enero con suculentos descuentos para incentivar las compras navideñas, era de esperar que la campaña de Navidad se saldara con una alarmante caída del consumo de temporada.

Un contexto descorazonador para el comercio y la economía sin duda, pero una circunstancia extraordinaria que debería favorecer al consumidor con una mayor oferta de piezas de temporada a buen precio. Los comercios necesitan vender todo el stock acumulado y nosotros los consumidores, comprar barato. ¿Acaso se puede pedir más? Sí, lo sé… Que el dinero crezca en los árboles, que no tengamos que preocuparnos por mirar etiquetas y que todos consumamos felices y comamos perdices. Pero como las utopías son eso, utopías, antes que dejarnos el alma en lamentaciones, es mejor invertir (nunca mejor dicho) nuestro tiempo en aprender a consumir con cabeza. Así que ahí van algunos consejos básicos para comprar en rebajas sin dejarnos la cartera en el intento.

SALE on net-a-porter

No os dejéis embaucar por el encanto del descuento escandaloso: Vais a poder seguir viviendo sin ese vestido tan mono o esos taconazos tan increíbles, así que no os dejéis engatusar por los ‘por si acaso’ y comprad sólo aquello que de verdad necesitéis. Los descuentos extremos son muy golosos y es muy fácil dejarse llevar por la fiebre consumista, así que haced una lista y limitaos a comprar sólo cosas útiles e imprescindibles.

Los antojos insatisfechos dejan huella: Ya se sabe que somos caprichosos por naturaleza y que cuando se nos mete algo ‘entre ceja y ceja’ es muy difícil no sucumbir a la tentación. Así que si sois propensos/as al enamoramiento fashion, anticipaos a la crisis y reservad una pequeña parte de vuestro presupuesto para daros ese capricho inevitable. Daos un capricho sí… ¡pero sólo uno!

¿Nunca os habéis preguntado por qué el rojo es el color predilecto de los enormes carteles que anuncian las rebajas y los descuentos? El rojo, es símbolo de vida, fuerza y vitalidad. Un color que despierta los sentidos, estimula la acción y por qué no, también la compra compulsiva.

Básicos para toda la vida: Aprovechad las rebajas para comprar moda de firma al mejor precio. Eso sí, ya que invertís en calidad, comprad básicos fundamentales a los que podáis sacar el mejor partido y amortizar la inversión. Sé que el concepto fast fashion (‘moda rápida’) incita al consumo masivo de ‘moda de usar y tirar’, pero en este caso, debe prevalecer la calidad sobre la cantidad.

Rebajas-FW-2012-2013

El denim, el clásico LBD, las chaquetas tipo biker de piel, las botas o botines, los bolsos o las blazer de corte masculino son sólo algunos de esos básicos imprescindibles de cualquier fondo de armario en los que vale la pena invertir en rebajas. Foto modelo de Pull & Bear, little black dress de Lanvin, biker de piel de Rag & Bone, bolso de Mulberry, chelsea boots de Cuplé y blazer de Burberry London.

Rebajas sí, pero sin colas, sin esperas y sin moverse de casa: Si queréis sacar el máximo partido a las rebajas sin colas ni esperas, no hay mejor opción que hacer vuestras compras online en tiendas virtuales tan populares como net-a-porter.com, mytheresa.com o topshop.com entre otras.

‘Su VISA está apagada o fuera de cobertura en estos momentos’: Como la serpiente tentó a Eva con la manzana prohibida, la moda rebajada incita al consumo sin contemplaciones. Así que si teméis sucumbir a la tentación y gastar más de la cuenta a golpe de VISA, os recomiendo dejar la tarjeta en casa y fijaros un presupuesto realista ajustado a vuestras posibilidades. De este modo, nunca gastaréis más de lo debido. No lo olvidéis: si no hay dinero, no hay compras innecesarias.

Y por último, si no tenéis intención de comprar, mejor evitad cualquier escaparate. ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’ (y bolsillo que no se resiente).

Anuncios

4 Respuestas a “Rebajas sí, pero sin perder la cabeza

    • Yo soy una romántica y reconozco que me gustan las compras en vivo y en directo, pero no puedo con las colas y las esperas interminables de rebajas… ¡1-0 para la compra online en rebajas! Un besote bombón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s