El mar que nos da la vida. Capítulo I [verano 2012, Alicante]

Reconocidas sus virtudes terapéuticas desde la antigüedad, a lo largo del siglo XIX, los baños en el mar se popularizaron como el remedio ideal para prevenir y curar numerosas afecciones e incluso, el controvertido mal de amores. Tanto es así que, por aquel entonces, las jornadas de playa se convirtieron en un auténtico acontecimiento social para las damas de clase alta de la época que aprovecharon la ocasión para presumir de elegancia y buen gusto también sobre la arena.

Y es que, junto a los incomparables beneficios del sol como fuente inagotable de optimismo y energía, las propiedades curativas del agua salada, han hecho de la playa el entorno ideal para aquellos que buscamos una cura de relax natural en estos días de verano. Yo no sabría ser yo sin el mar…

Algunas imágenes [vía Instagram] de mis jornadas de sol y agua en la costa alicantina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s