Del metro al ubersexual en cómodos pasos…

Me pongo en pie y lo reconozco frente a mi grupo de apoyo que hoy sois vosotros: “Hola soy Bea, alias chica trendy, y tengo muy buen gusto para los hombre, pero un ojo nefasto”. Así es, dónde pongo el ojo, pongo el error… Pero bueno, el buen gusto sigue ahí y no hay por qué no compartirlo.

Chicos del mundo… ¡bienvenidos a la nueva era de la belleza masculina! Por si todavía no os habíais dado cuenta, tras más de 10 años de dictadura del ‘metrosexual’, llega el hombre ‘ubersexual’ que supone la vuelta a la masculinidad sin llegar al macho muy macho.  Digamos que ahora se llevan los hombres de aspecto varonil, con estilo propio y que se cuidan, pero no en exceso.

Sí, ya imagino lo qué debes estar pensando: “ahora que por fin me he acostumbrado a la depilación, ¿ya no se lleva la metrosexualidad?”. ¡Ojo! esto es más bien una cuestión de personalidad, pero si eres de los que se dejan llevar por las modas y no dejas pasar una tendencia, ten muy claro que estamos en época de cambio.

Eso sí, que no cunda el pánico porque se supone que la evolución siempre es para mejor y el cambio no tiene por qué ser traumático. Y por eso precisamente, os doy una serie de consejos para convertiros en el nuevo hombre de moda.

En primer lugar, olvídate de ir religiosamente al gimnasio todas las mañanas. El ejercicio es fundamental, sobre todo para nuestra salud, pero date un respiro porque las obsesiones son tan poco saludables como pasarte la vida tirado en el sofá. Está claro que nos gustan los hombres que se cuidan, pero cuando hablamos de ‘fondo de armario’ no nos referimos a la personalidad del musculitos de turno.

Además, se acabó eso de querer tener la piel del rostro como el culito de un bebé. Ahora lo que se lleva es la rudeza de esa descuidada barbita de dos días. Así que, aparca la Gillette y dejate llevar por la comodidad de la dejadez relativa. Eso sí… ¡NADA DE PERILLAS! Las perillas o barbas cuidadas pasaron a la historia hace mucho.

¡Fuera la depilación total! Sí, ya sé que has probado todos los métodos habidos y por haber, que has sufrido la cera en tus zonas más sensibles y que llevas meses ahorrando para hacerte el láser, pero olvídate y sobre todo, alégrate porque al fin te liberas de este suplicio. Personalmente, siempre he pensando que el pelo debe estar en el lugar adecuado y en su justa medida. Nunca he sido partidaría de la depilación masculina completa y al parecer, por fin las tendencias me son favorables. Sin embargo, una cosa que quede clara, NO a la depilación total y absoluta, pero SÍ a la parcial y necesaria en ciertas zonas en las que el pelo no es nada sensual como por ejemplo la espalda. No os creáis que estoy fomentando el hombre-oso.

Y lo más importante, cancela tu bono de solarium ya. Sé que morenitos todos nos vemos más guapos, pero el look a lo italiano requemado no favorece nada. Date alguna sesión, si te empeñas en mantener el ‘natural moreno invernal’, pero no te dores vuelta y vuelta hasta que tu piel deje de ser dorada para ser marrón plastidecor por favor. Volvemos a lo natural y el bronceado de cabina ya no nos convence.

Ya sé que los cambios asustan, pero piénsalo bien: SE ACABO ESO DE SER ESCLAVO DE TU BELLEZA, AHORA SE TRATA DE SER NATURAL. Y por qué no, ya ha llegado la hora de romper viejos mitos: las cremas no son cosa de mujeres, gays o metrosexuales, las mechitas rubias y el exceso de gel fijador en el pelo no favorecen nada, es fundamental comprar la ropa de la talla correcta aunque no marque musculos y Cristiano Ronaldo es el antimorbo total.

Dicen que ‘una imagen vale más que mil palabras’, así que, por si no te ha quedado del todo clara la diferencia entre ‘metrosexual’ y ‘ubersexual’, te propongo una serie de ejemplos visuales:

David Beckham, el metrosexual por excelencia. David no sigue una tendencia, la impone. El único hombre sobre la faz de la tierra al que de verdad le sientan bien esos deslumbrantes brillantes en las orejas y las mechas en el pelo.

Hugo Silva, naturalidad en estado puro. El ubersexual de pelo en pecho que nos (me) vuelve locas.

 

La evolución de Mario Casas: de niño a hombre.

El niño bueno de la tele se hizo hombre, y vaya hombre… Mario Casas, en mi opinión, es el híbrido a medio camino entre el ‘metrosexual’ y el ‘ubersexual’ puros. ¿Tú qué opinas?

Anuncios

2 Respuestas a “Del metro al ubersexual en cómodos pasos…

  1. Muy bueno el artículo Bea, me encanta, es genial. Ya iré leyendo lo que dejas en el blog. Un beso.

    • ¡Hola! ¿Qué tal todo? Muchas gracias, creo que hoy me he levantado risueña y me ha quedado gracioso y todo, jajaja. Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s